Optimización de la deducción fiscal por contratación de personal discapacitado

Con el propósito de promover el derecho al trabajo y la igualdad entre personas que consagra nuestra Constitución, se establecen una serie de ventajas fiscales para la integración de las personas con alguna discapacidad.

Dentro del Impuesto Sobre Sociedades (IS), la normativa actual recoge que las empresas van a poder deducirse en la cuota íntegra del IS una cantidad por cada incremento en el promedio de la plantilla de trabajadores con discapacidad, de la misma naturaleza, experimentado en el período impositivo en curso, con respecto a la plantilla de trabajadores discapacitados del ejercicio inmediato anterior. El importe de dicha deducción puede llegar a ser de 12.000 euros persona/año.

Los requisitos que deben cumplir las empresas para aplicar esta deducción han ido cambiando  desde que implantó por primera vez en nuestro ordenamiento jurídico en el año 1992. Para comprobar si una empresa puede aplicarse o no esta deducción, es necesario un estudio detallado de la doctrina administrativa existente al respecto.

En Ayming somos expertos en optimizar esta deducción. Para ello, ponemos a su disposición un equipo de expertos en legislación laboral y fiscal, garantizándoles el máximo rigor con respecto a la legislación vigente.