17 octubre 2018

Explicamos qué es el IAE y como ahorrar dinero en este impuesto

El IAE (Impuesto sobre actividades económicas) es un tributo local que afecta a cualquiera que desarrolle una actividad económica en España (tanto personas físicas como jurídicas).

En este artículo explicaremos la manera en la que te puedes ahorrar dinero en el pago de esta tasa. 

Qué es el IAE

Como hemos dicho, se trata de un impuesto local (la gestión de éste corre a cargo de los ayuntamientos). Esto no quita que la administración del Estado use la información recabada a efectos de control de otros impuestos (IRPF e IVA).

El periodo impositivo es el año natural y todo el mundo está obligado a darse de alta. Es importante conocerlo bien porque condiciona la forma en la que tributarás. Solo las personas jurídicas que tengan un importe neto de cifra de negocio de más de un millón de euros deberán tributar por este impuesto, por lo que a la inmensa mayoría de la población no le afecta este gravamen (y entre este reducido grupo, hay una exención durante los dos primeros años de actividad). Eso sí, aquellos que sí que están obligados a pagar cantidades importantes pueden ahorrarse cantidades importantes de dinero si se dan de alta en el epígrafe correcto.

Variables que afectan al pago del IAE

La cantidad a pagar dependerá de dos variantes. Lo primero que determinará la cuantía a pagar es el epígrafe con el que corresponde tu actividad económica (mejor dicho, el que hayas elegido). Por otro lado, al ser un gravamen local, depende del Ayuntamiento en el que esté domiciliada la entidad (los distintos consistorios marcan los plazos de pago voluntarios mediante ordenanza).

Epígrafes del IAE

Los epígrafes están divididos en tres grandes grupos: actividades empresariales, profesionales o artísticas. Hay que tener en cuenta que determinadas actividades vienen reflejadas tanto en actividades empresariales, como profesionales. La diferencia suele radicar en la forma en la que desarrolles tu actividad profesional, así como la estructura que crees en torno a ella. 

El truco es saber en cual te conviene darte de alta. De hecho, puedes hacerlo en más de uno, o incluso en los llamados epígrafes contenedor (si consideras que ninguno se asemeja a la actividad que desempeña tu empresa). Además, hay que decir que los epígrafes están bastante desactualizados, por lo que en muchas ocasiones es difícil decidir cual es el apropiado. 

La recomendación que hacemos es que contactes con una consultoría profesional que te asesore. Son muchas variables las que influyen para ahorrarte una cantidad importante de dinero. En Ayming estamos dispuestos a estudiar tu caso: contacta con nosotros.