31 agosto 2016

Los 7 tipos de deducciones fiscales recogidos en la Ley del Impuesto sobre Sociedades

En este artículo vamos a detallar que es una deducción fiscal y los tipos que se recogen en la Ley del Impuesto sobre Sociedades. Así, nos podremos hacer una idea de cuáles son los principales incentivos fiscales que ofrece el Estado a las empresas.

Una deducción es un método mediante el cual se reducen los impuestos que un contribuyente o una empresa paga a la Hacienda Pública, para llevar a cabo este proceso lógicamente se deben cumplir con ciertos requisitos y parámetros establecidos en la legislación.

En el caso de las empresas, las deducciones suele reducir gastos relacionados con la actividad profesional o económica. Normalmente estas deducciones se usan para impulsar comportamientos específicos (como reducir emisiones de CO2 o aumentar el porcentaje de contratados indefinidos) que mejoran el desarrollo sostenible, la innovación y la responsabilidad social de las empresas.

Tipos de deducciones fiscales

Las deducciones enfocadas a incentivar determinadas actividades vienen recogidas en la Ley del Impuesto sobre Sociedades (capítulo IV, artículos 35-39).

Deducción por actividades de I+D

En muchas ocasiones la inversión en I+D de las empresas conlleva una importante inversión en pro de la investigación y el avance, por eso el estado premia a empresas que aportan valor en este campo con un tipo especial de deducciones, las deducciones por actividades de desarrollo de I+D. 

Si tu empresa realiza este tipo de inversiones, deberías saber que puedes aplicar deducciones en distintos niveles y porcentajes a tus obligaciones económicas. 

Para saber el porcentaje de deducción, primero tienes que calcular cuánto has invertido en I+D, de media, teniendo en cuenta los dos ejercicios anteriores. Además el estado premia a aquellos que apuestan por el I+D e incrementan la inversión cada año, por eso si en el ejercicio en el que vas a aplicar la deducción, la inversión es mayor, se aplica una rebaja del 25% sobre la media calculada; y una del 42% sobre el resto. 

Además, hay que sumar un 17% en el gasto de personal cualificado en I+D, ya que se están generando puestos de trabajo.

Deducciones por actividades de innovación tecnológica

La rebaja es del 12% sobre lo invertido en innovación tecnológica. 

Deducción por inversiones en producciones cinematográficas españolas

Aquí se aplican dos tipos deducibles. El primero de un 20% sobre el primer millón y, a partir de ahí, un 18% sobre el resto. Esta rebaja se realiza sobre el gasto total de producción, incluyendo gastos de publicidad, promoción… El límite está establecido en el 40% total de la producción.

Deducciones por producciones cinematográficas extranjeras en España

La rebaja es de un 15% de los gastos realizados en nuestro país. Esta deducción tiene una excepción: solo es aplicable a gastos menores de 1 millón de euros.

Deducción por producciones de determinados espectáculos

La tasa de rebaja es del 20% en los costes directos de carácter artístico, técnico y promocional.

Deducción por creación de empleo

Desde la reforma laboral del 2012, las empresas se deducirán 3.000 euros por el primer trabajador menor de 30 años con contrato de tiempo indefinido (Ley 3/2012 de Reforma Laboral).

Además, si ese trabajador era desempleado beneficiario de una prestación contributiva, la deducción será del 50% sobre el menor de estos dos importes:

  • El de prestación por desempleo que el trabajador tuviera pendiente de recibir durante la contratación.
  • El correspondiente a 12 mensualidades de la prestación por desempleo que tuviera reconocida.

Si quieres pagar menos impuestos con tu negocio, contacta con Ayming. Somos una empresa multinacional con años de experiencia en el sector.