Choose your country site
Close

¿Tenemos en España una buena calidad de vida digital?

Home > Insights y Noticias > Noticias > ¿Tenemos en España una buena calidad de vida digital?
Noticias
octubre 14, 2020

No podemos vivir sin conexión a internet. Las investigaciones cifran la conexión media mundial por usuario en casi 7 horas al día. Un estudio de Digital 2020 Global Overiew Report que Hootsuite y We Are Social publicaron a principios de este año, indicaba que el tiempo medio global que pasan los usuarios al día en Internet es de 6 horas y 43 minutos.

Sea cual sea el dispositivo con el que nos conectemos, lo cierto es que cada vez pasamos más tiempo en línea. En concreto, en el caso de España, nos encontramos 1 hora por debajo de la media global con 5 horas y 41 minutos. En cambio, los colombianos son los que tienen la media de navegación más elevada (9 horas y 10 minutos). Los mexicanos, a su vez, pasan algo más de un tercio del día en internet, invirtiendo de media 8 horas y 21 minutos. Finalmente, el puesto más bajo del estudio, en contra de lo que pudiéramos pensar algunos, lo ocupa Japón, con 4 horas y 22 minutos de navegación diaria media por persona.

No obstante, estas cifras aumentan año tras año y no hacen más que evidenciar que los medios digitales, móviles y sociales se han convertido en una parte indispensable de la vida cotidiana de las personas de todo el mundo, estimándose que casi el 60% de la población mundial ya invierte, de media, un cuarto de su vida en línea.

La vida digital como nuevo estándar de calidad

Hay quien defiende la digitalización como un nuevo paradigma que aplica tanto a las relaciones entre personas como a las relaciones formales entre las empresas y sus clientes, y que obliga al conjunto global a reinventarse y adaptarse a una nueva forma de hacer las cosas.

Lo que hoy en día conocemos como vida digital forma parte de nuestras vidas y la tecnología  es una parte fundamental de nuestra sociedad. Se estima que en el mundo hay más personas con acceso a un smartphone que con acceso a agua corriente, lo cual resulta, cuanto menos, sorprendente. La vida digital estimula la actividad de los servicios de la sociedad y centros de investigación mundiales, sirve de apoyo a los sistemas educativos, revoluciona nuestra manera de dirigir las empresas y, a un nivel más esencial, nos permite comunicarnos sobrepasando cualquier tipo de fronteras.

En base a esto, resulta fácil comprender que actualmente, el bienestar general de los habitantes del planeta está estrechamente relacionado con su calidad de vida digital. Un estudio a escala mundial, realizado anualmente por la empresa Surfshark, mide esta “comodidad digital” a través del Índice de Calidad de Vida Digital (DQL Index, por sus siglas en inglés). El último estudio contiene datos de 85 países que aglutinan más de 81% de la población mundial y revisa cada uno de ellos en base a cinco pilares fundamentales que definen la calidad de vida digital de estos:

  1. La accesibilidad del Internet, medida como la cantidad de horas de trabajo que necesita desarrollar una persona para tener acceso a la red móvil y de banda ancha más barata en su país.

    A nivel mundial, el promedio de tiempo de trabajo para poder pagar la Internet de banda ancha más barata es de 3 horas y 48 minutos, mientras que el promedio de tiempo de trabajo requerido para pagar el internet más barato de 1GB de datos móviles es de apenas 10 minutos.

    En base a ello, los países que presentan una mayor accesibilidad son Israel, Canadá, Azerbaiyán, Polonia, Irán, Francia, Dinamarca, Suecia, India y Bulgaria. En cambio, otros como Albania, Costa Rica, Guatemala, Filipinas, Perú o México resultan entre los países con la peor accesibilidad.

  1. La calidad del Internet, resultado de la suma de factores como la velocidad de descarga y la estabilidad de la red durante el impacto de la reciente pandemia de la COVID-19, tanto en la conexión por banda ancha como por datos móviles.

    De los datos se desprende que la calidad del Internet (móvil y banda ancha) es más alta en los países con altas tasas de adopción de tecnologías de la información y la comunicación (TIC), como por ejemplo Singapur, Suecia, Países Bajos, Noruega, Dinamarca, Suiza, Canadá, Bélgica, Australia o Estonia. En cambio, países como Indonesia, Pakistán, India, Bangladesh, Nepal, Nigeria o Perú, cuentan, según el estudio, con las peores calidades de conexión.

  1. La infraestructura electrónica (e-infrastructure), medida a través de dos factores, la cantidad de usuarios conectados por cada 100 habitantes y la tasa de adopción de tecnologías TIC. Esto permite cuantificar la experiencia digital y capacidad de uso de la red para diversos propósitos (estudio, comercio electrónico, entretenimiento, banca…).

    En este sentido, los países de Asia Oriental (Emiratos Árabes Unidos, Qatar) y Europa (Suecia, Dinamarca, Noruega y Suiza) ocupan los primeros puestos. No obstante, del estudio podemos deducir que un alto Producto Interior Bruto (GDP – Gross Domestic Product) no implica necesariamente una mejor infraestructura electrónica en el país.

 

  1. La seguridad electrónica y la protección de los datos individuales, aspectos que representan cada vez más un factor clave en la calidad de vida digital, especialmente entre la población occidental. Tanto es así que los 10 países con los niveles más altos de seguridad electrónica son Estados miembros de la Unión Europea (Reino Unido, Francia, Lituania, Estonia, España, Noruega, Países Bajos, Finlandia, Dinamarca y Alemania). A nivel mundial, estos lideran la aplicación de políticas eficaces de ciberseguridad y la garantía de la protección de los datos personales de sus usuarios.
  2. El gobierno electrónico, resultado de la suma de la presencia online de las Administraciones Públicas del país y la predisposición de estos a aplicar nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial, algo que se contempla también un valor fundamental a la hora de medir la eficacia de los servicios públicos, la burocracia, la corrupción o la transparencia de estas instituciones. Así, una administración electrónica bien desarrollada facilita la eficiencia de los servicios públicos y ayuda a las personas a ahorrar tiempo, lo que influye notablemente en la calidad de su vida digital. Encabezan esta variable países como Singapur, Reino Unido, Estados Unidos, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania o Suecia.

Pero… ¿Qué posición ocupa España?

En este contexto, con una puntuación de 0,69 sobre 1, España ocupa el puesto número 18 calidad de vida digital en 2020, destacando principalmente en el pilar de la seguridad electrónica, en donde aparecemos en 5º lugar, gracias a la madurez y efectividad de prácticas seguras para la protección de los datos, y en el de la infraestructura electrónica, en donde ocupamos la 15º posición.

No obstante, según Surfshark, España aparece posicionada en la decimoctava posición en calidad de vida digital lastrada, principalmente, por la presencia de resultados mediocres en otros apartados de su análisis, como por ejemplo en la asequibilidad del Internet (31º), que es similar a la de países con un PIB per cápita inferior como Indonesia o Sudáfrica, pero también en los servicios de la Administración electrónica (27º), por debajo de Rusia y México, y en calidad del Internet (25º).

Importancia de la calidad de vida digital

A día de hoy, debido al teletrabajo y la digitalización constante de procesos y prácticas en todo nuestro entorno, resulta fundamental evaluar la calidad y accesibilidad de los servicios digitales en cada país, ya que los resultados en el estudio citado anteriormente representan más que un ranking a nivel mundial.

El acceso inmediato a la información, el trabajo en remoto y la capacidad de realizar gestiones y trámites vía online han hecho que nuestra calidad de vida aumente considerablemente en los últimos años. No obstante, siendo cada vez mayor el uso que hacemos de internet, resulta una necesidad promover el buen uso y acceso a este.

Los tiempos que estamos viviendo son realmente difíciles, no solo por la gran cantidad de cambios acelerados que tienen lugar a nuestro alrededor el mundo, sino por la complejidad de seguir el ritmo y mantenerse actualizado a medida que estos se suceden. Además, las crisis como la actual, provocada por la COVID19, evidencian la necesidad de disponer de una buena calidad de vida digital basada en pilares fundamentales como son el acceso y calidad de la red, la seguridad y la inversión en digitalización de las Administraciones Públicas.

Innovación e investigación en nuevas tecnologías

El avance de las nuevas tecnologías hace que cada vez sean más las posibilidades de desarrollo en el sector de la tecnología. Cada año asistimos al nacimiento de una o varias tecnologías, aplicaciones o paradigmas digitales de los que no habíamos oído hablar hasta el momento y para los que probablemente el mercado ya está demandando profesionales para conducir y liderar el cambio.

Para adaptarse a la vertiginosa digitalización mundial, nuestro país debe invertir en programas de desarrollo y planes de impulso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), basándose en líneas de inversión como pueden ser la creación de ecosistemas digitales que atraigan talento, el fomento de iniciativas de inversión público-privada o la dedicación de una parte notable de los esfuerzos y recursos a la Investigación y el Desarrollo (I+D).

Solo así conseguiremos mejorar nuestra calidad de vida digital, lo que repercutirá directamente en nuestra calidad de vida off-line.

Autor: Iván Díez Berjano, consultor de Innovación de Ayming

En Ayming ayudamos a empresas a gestionar su innovación y su cambio digital. ¿Hablamos?

Mostrar comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *