Choose your country site
Close

Conoce los riesgos fiscales del Impuesto IAE y cómo evitarlos

Home > Insights y Noticias > Noticias > Conoce los riesgos fiscales del Impuesto IAE y cómo evitarlos
Noticias
septiembre 15, 2021

El Impuesto de Actividades Económicas, coloquialmente conocido como IAE, es un tributo de carácter local que afecta a cualquier persona física o jurídica que lleve a cabo una actividad económica en nuestro país.

A cargo de los Ayuntamientos, este impuesto también tiene una supervisión estatal por parte de Hacienda, quien revisa la correcta aplicación de estos impuestos, tal y como ya hace con otros como el IVA y el IRPF.

Se calcula que un 80% de las empresas no aplica correctamente el importe en el impuesto IAE que debería, lo que se puede solventar con un servicio de consultoría y asesoría IAE.

¿En qué consiste el Impuesto de Actividades Económicas?

Para satisfacer el IAE o Impuesto de Actividades Económicas, todas las empresas o personas jurídicas que tengan una facturación de más de 1 millón de euros, tienen que darse de alta y hacer una autodeclaración el 31 del año siguiente al ejercicio a satisfacer (en 2021 se paga lo de 2020, a año pasado).

Existen exenciones, como aquellas empresas y personas físicas emergentes durante sus dos primeros años de actividad, entre otras. No obstante, cuánto paga cada empresa depende de los parámetros técnicos registrados por la Administración Tributaria. Entre otros aspectos, se tienen en cuenta:

  • Epígrafes de actuación de la empresa
  • Número de trabajadores
  • La superficie dedicada a cada actividad
  • Las potencias nominales de tu maquinaria en caso de producción
  • Facturación
  • Población

Riesgos fiscales del Impuesto IAE

El principal riesgo radica en el desconocimiento del tributo y su aplicación, pues se calcula que un 80% de las empresas paga un Impuesto de Actividades Económicas incorrecto.

La complejidad de distintos aspectos técnicos, el no cumplimiento del plazo de presentación de la autodeclaración, o los parámetros y base del impuesto IAE, generan grandes cantidades de ahorro no aplicado para las empresas.

Ahora bien, existe otro riesgo: estar abonando una cuota por debajo de la debida, puesto que puede acarrear cuantiosas sanciones económicas.

Una inspección del IAE  revisará el año en curso y los cuatro anteriores, y en el caso de producirse una sanción, se aplicará la siguiente estructura de penalización:

Corrección sobre el Impuesto de Actividades Económicas

  • Año en curso: Se produce una corrección del importe a la que determina el Ayuntamiento de la localidad.
  • Retroactividad: 4 últimos años.
    • Diferencia pendiente + Intereses de demora. + Sanción.

Ejemplo orientativo

– Una cuota abonada de 100€ por parte de una empresa que tras inspección, pasa a ser de 200€.

  • Base: 100€ de diferencial.
    • Sanción de los 4 últimos años: 400€ de sanción cuatro últimos años + intereses demora + 200€ (diferencial cuota de los 4 años previos).
  • Total de la revisión: 700€ de sanción +intereses de demora.

Optimizar el IAE: ¿Cómo debe ser una consultoría y asesoría IAE?

La base de este tributo responde a parámetros técnicos sujetos a la normativa y a la jurisprudencia, es decir, tomando como base resoluciones de sentencias que se han dictado anteriormente.

Aquellas empresas y personas jurídicas que están obligadas a pagarlo, pueden ahorrarse cantidades económicas, realizando revisiones periódicas de los parámetros que graban este impuesto.

El valor añadido de una consultoría y asesoría IAE, es permitir al cliente contar con conocimiento pleno sobre su realidad fiscal, así como una optimización de los distintos aspectos de uno de los impuestos más complejos, debido a su antigüedad.

Una consultoría y asesoría por este tributo no entra en competencia con el personal dedicado en la empresa a resolver consultas y otros aspectos fiscales, sino que, teniendo en cuenta la jurisprudencia y consultas vinculantes que puedan beneficiar a la empresa, revisará la autodeclaración obligatoria y los parámetros técnicos para generar ahorro recurrente (o hasta que los parámetros cambien de nuevo).

En Ayming somos pioneros en el asesoramiento en la optimización del impuesto IAE con un modelo a éxito, buscando detectar posibilidades de ahorro y, sobre todo, evitando riesgos fiscales a nuestros clientes.

Mostrar comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *