Choose your country site
Close

Las consecuencias a efectos fiscales y aduaneros de un “Brexit duro” para las empresas españolas

Home > Insights y Noticias > Noticias > Las consecuencias a efectos fiscales y aduaneros de un “Brexit duro” para las empresas españolas
Noticias
diciembre 2, 2019

Faltan solo dos meses para la nueva fecha de la posible salida del Reino Unido de la Unión Europea y la posibilidad de un “Brexit duro” sigue existiendo. Como consecuencia de ello se incrementa la preocupación de las empresas españolas que operan en el país. Te contamos las consecuencias fiscales de un brexit duro a nivel fiscal y aduanero.

¿Cuáles serían las consecuencias fiscales de un Brexit duro?

Una salida drástica de la UE por parte de Reino Unido implicaría, a efectos aduaneros y fiscales, considerar a dicho país como un tercer Estado, por lo que las operaciones comerciales entre Reino Unido y cualquier otro país de la Unión Europea estarían sujetas a aranceles y las empresas se verían obligadas a afrontar costes aduaneros y administrativos. Por no mencionar que no sería extraño que se produjese un problema de desabastecimiento por el colapso de las mercancías retenidas en las aduanas.

Con respecto a la imposición indirecta, en lo que al IVA se refiere, las importaciones serían consideradas como un hecho imponible sujeto a IVA en Reino Unido, pudiendo convertirse dicho tributo en un coste, ya que el país sería considerado como un tercer Estado sin reciprocidad con España.

En relación a la aplicación de aranceles, la propuesta presentada por el Reino Unido es que ciertos productos como los automóviles, la fruta, los textiles y la carne, entre otros, estén sujetos a aranceles mientras un 87% de los productos con los que se comercia estén exentos.

Concretamente los aranceles que se aplicarían a los sectores mencionados serían los siguientes: el 12% en textil y confección, el 10% en los vehículos automóviles y el 2,5% en pieles y cueros. Con respecto a los sectores de la alimentación (productos como pescado, carne, cereales…) se les aplicaría una tasa arancelaria y/o una cuantía económica en función del peso.

Teniendo en cuenta toda esta información y sabiendo que el Reino Unido es el quinto destino de las exportaciones españolas, podemos deducir que un “Brexit duro” podría tener unas consecuencias importantes para aquellas compañías españolas cuyos negocios dependan de su relación comercial con empresas de Reino Unido.

Si quieres saber más sobre cómo afectará el Brexit a las empresas en cuestiones de fiscalidad, o quieres preparar un plan de contingencia para tu empresa, dínoslo.

Mostrar comentarios